El tiempo apaga aquellas
fronteras que murmuran por detrás,
permitiendo volver la mirada
y comentar...
Soy nada igual que tu.....
deja que me lleve la corriente
río abajo, río arriba.....

me da igual, este río no acaba.

Mi padre se marcho y el tuyo
ya no esta en casa

¿por qué es el fango y no
las flores lo que nos
retiene?.

¿por qué no llenas el fango
de flores
 y te vas?

 

 


















 

Meditar, quiere decir, pues no hay en occidente una palabra adecuada a su correspondiente oriental ("dhyana") ,Vivir desde lo que fundamentalmente somos, ésta Consciencia Abierta e inmutable, momento a momento,  Reconociéndo al universo como nuestro verdadero cuerpo.

Este reconocimiento , A priori sencillo, se ve bombardeado por multitud de distracciones mentales, retazos del pasado, resistencias al presente y proyecciones del futuro que a modo de ninfas seductoras compiten por atraer nuestra atención (la trama de nuestra historia ), inercia de un guión personal que mantenemos instante a instante basados en la creencia de la existencia de un "yo separado" que sólo es  un concepto más encadenado a un conjunto de hábitos ,memorias y creencias que emergen en el siempre-presente espacio de la conciencia.

 

Definimos la iluminación como nuestro medio natural, derecho de nacimiento, siendo todos los demás estados, alteraciones, emanaciones de la conciencia, olas sobre el océano, manifestaciones temporales que tienen un comienzo y un final sobre ese trasfondo de eseidad, gozo y sabiduría.