LA ENERGÍA DE
* LA IRA *

EL ENOJO QUE RESUELVE

El enojo es, en esencia, un remanente de energía que

está destinado a aumentar nuestros recursos para

resolver el problema que nos produce enojo. Sin

embargo, al no saber cómo canalizarlo, termina

convirtiéndose en un factor que daña aún más la

situación a que nos enfrentamos. Por esta razón es

de fundamental importancia conocer de qué está

hecha esta emoción y aprender a transformar

el enojo que destruye en enojo que resuelve

El enojo es, sin duda, una de las emociones que más ha
preocupado a la humanidad. ¿Cómo utilizar adecuadamen-
te esta energía tan particular que es el enojo? De hecho, tan-
to las tradiciones religiosas como las diversas corrientes psi-
cológicas han propuesto diferentes caminos —con variado
éxito— para intentar resolver los vastos problemas que esta
emoción presenta, conozcamos su origen.

La causa del enojo

Para decirlo de un modo sencillo y general, nos enojamos
cuando algo nos frustra
, cuando persiguiendo
 un objetivo o queriendo alcanzar un deseo
 no conseguimos satisfacción
: estoy conduciendo y se produce un
atasco, me han prometido algo y no han cumplido, esperaba
algo de mi mujer, mi marido, mis hijos, o de mí mismo, y lo
que esperaba no ocurrió, etc. Los motivos son numerosísi-
mos, desde los más leves hasta los más intensos y amenaza-
dores, pero siempre existe un factor común de fondo:
la frustración.
Dicha Frustración produce dolor  que si no sabemos
aprender de el puede relacionarse con baja autoestima y puede alimentar otras emociones como envidia, sobrexigencia, excesiva búsqueda de Valoración, etc.

Cuando la energía del deseo que se encamina hacia su
realización encuentra un obstáculo, la obstrucción que éste
produce genera una sobrecarga energética en ese deseo.

Esta sobrecarga es lo que llamamos enojo.

Es importante destacar que la función original de esa so-
brecarga de energía es asegurar la realización del deseo o
necesidad amenazada
.

Lo que ocurre es que al no saber cómo implementar ade-
cuadamente tal sobrecarga de energía, en lugar de contri-
buir a la resolución del problema a menudo aquélla se con-
vierte en un problema más
.

Los diferentes modos de expresar el enojo

Solemos creer que la expresión del enojo es una conduc-
ta homogénea, que no tiene componentes constitutivos
diferenciales
. Algo así como: «Cuando uno se enoja, se
enoja y todos los enojos son más o menos parecidos.»
Sin embargo, si miramos con mayor detenimiento la reac-
ción de enojo, como si ubicáramos sobre ella una lente de
aumento para verla con más detalle, encontraremos cua-
tro componentes diferenciables que vale la pena discri-
minar:


 

Primer componente: la descarga. Veámoslo a través de
un ejemplo sencillo: me cito con un amigo y éste llega con
una hora de retraso. Mi deseo de encontrarme con él a la
hora convenida, que se frustra, acumula un excedente de
energía, y ese excedente necesita descargarse. Observamos
entonces todas las reacciones propias de esa necesidad:
puedo moverme, resoplar, gritar, dar un golpe sobre la
mesa, soltar una patada, etc. El prop
ósito de esta
 clase dereacción es descargar al sistema de la sobrecarga a la que
está sometido.
La función de la descarga es equivalente a abrir la válvu-
la de escape en una olla a presión. En efecto, la frustración
produce en la sangre un intenso y brusco aumento de adre-
nalina que pone al organismo en estado de alerta, tenso y
listo para el combate. Éste es el componente químico del
enojo, y debe ser tenido en cuenta en su especificidad a fin
de poder asistirlo y resolverlo. La descarga de la tensión per-
mite que el sistema vuelva a recuperar el estado más ade-
cuado para su funcionamiento. Esta fase es muy importante
y permite encarar en mejores condiciones las otras etapas
del enojo
.

No todas las personas contamos con los canales disponi-
bles para descargar la intensidad que existe en la ira. La tra-
dición cultural que propició la supresión del enojo terminó
suprimiendo sus canales de expresión. Si le pusiéramos pa-
labras a tal actitud, serían: «Expresar el enojo está mal, no es
correcto y es, además, señal de debilidad.»

Esta actitud represiva agrava el problema, porque la falta
de experiencia en la expresión del enojo hace que uno no
cuente con la capacidad de graduarla en su justa medida,
pues esto se alcanza a través de la ejercitación repetida. Por
lo tanto, uno vive frecuentemente la ira en términos de
«todo o nada»
(«O me callo o pierdo el
 control sobre mí
mismo»).Es interesante tomar como ejemplo
 de esto lo que ocurre
con los lobos y los pájaros.
El que los lobos sean animales
muy combativos permitió que a lo largo
 del tiempo pudie
ran ritual izar la descarga y el castigo, y lograran rescatar lo
esencial del combate entre ellos, que es dirimir quién va a
quedarse con el territorio. Por esta razón, cuando en el
transcurso de una pelea, el que está perdiendo ofrece su
cuello al rival, se genera en el vencedor un reflejo que lo
aparta de su contendiente, le hace buscar el lugar más alto
de la región y se instala allí. Mientras hace eso, el otro se
marcha. Han resuelto el problema de la distribución del te-
rritorio con el menor daño posible de los antagonistas. Éste
es un claro ejemplo de enojo que resuelve.

Los pájaros, que no tienen la experiencia habitual de lu-
cha porque apelan al vuelo como respuesta al peligro, no
cuentan con el recurso del enojo ritualizado y calibrado.
Por lo tanto, cuando combaten en una jaula, las luchas s
ólo
terminan con la muerte de uno o ambos antagonistas.

La graduación de la reacción es una conquista evolutiva
que es, a su vez, producto de la eiercitación
.

Cuando se ha aprendido a discriminar el componente de
«carga» que existe en el enojo y la consiguiente necesidad
de descarga, se llega a comprender que una cosa es la ac-
ción de pura descarga y otra, muy distinta, el ataque al pró-
jimo
. La descarga es una acción independiente de la presen-
cia física del otro y su función es, como hemos dicho,
disminuir la tensión adrenalínica acumulada.

Algunas personas se descargan mejor a través de los bra-
zos, otras a través de las piernas, otras prefieren un movi-
miento corporal general, y por último existe también quie-

nes se descargan mejor utilizando la voz. Cada una de ellas
puede utilizar lo que más se adecua a su modalidad, ya sea
golpear almohadones, patear un balón, caminar, bailar o
sencillamente gritar.
Estamos habituados a reconocer la importancia del cuar-
to de baño en una casa. Está diseñado para evacuar los resi-
duos del metabolismo sin que ello produzca trastornos. Con
el tiempo ¡remos reconociendo también la importancia de
disponer de un lugar, de una habitación equipada para faci-
litar la descarga de otro residuo, en este caso emocional,
que es la intensidad del enojo. Allí se podrá gritar, golpear,
hacer todo lo que uno necesite para descargarse y volver así
en mejores condiciones para intentar resolver el problema
que ha provocado que uno se enoje. Será «la habitación de
la descarga del enojo».

Otro elemento que ayuda a la descarga es el factor tiem-
po. En la medida en que el tiempo transcurre y la adrenalina
va disminuyendo en el torrente sanguíneo, «las aguas co-
mienzan a calmarse».

De esta cualidad frecuentemente estabilizadora del tiem-
po surge el consejo popular: «Cuenta hasta diez antes de
responder», o la también habitual y recomendable propues-
ta: «Mejor conversemos mañana acerca de esto porque hoy
estoy muy "cargado".»

La descarga se convierte en algo destructivo cuando que-
da adherida al deseo de hacer sufrir y castigar al otro por lo
que hizo
. La descarga pone la intensidad, el deseo de casti-
gar pone el propósito, y la suma de las dos produce la com-
binación más dañina del enojo.

En relación con este componente de la descarga, vale la
pena resaltar tres observaciones finales: a) la facilidad, rapi-
dez e intensidad con que se produce la carga del enojo varía
mucho de una persona a otra; algunas personas se «cargan»
rápidamente ante cualquier frustración, son las que llama-
mos personas «coléricas», quienes más necesitan arbitrar
las formas de una descarga adecuada; b) lo que hace daño
del
enojo es la acción destructiva sobre el otro o sobre uno
mismo,
no la descarga en sí
, y c) cuando la descarga no se
realiza adecuadamente y la carga adrenalínica se acumula,
se convierte en tensiones musculares crónicas y en trastornos cardiovasculares.

El segundo componente es hacerle saber al otro el im-
pacto que su acci
ón ha producido en nosotros o,
 lo que es
lo mismo, qué sentimos a causa de lo que hizo.
Si volvemos al ejemplo de la cita con mi amigo, le diré:
«Estás retrasán
dote una hora. Me siento irritado, molesto,
decepcionado,
harto de esperar», etc. Éstas podrían ser las palabras,
pero la
expresión global de lo que siento también estará en mi tono
de voz, en mis gestos, en mi mirada, etc. Como se puede ob-
servar, en este caso no hay ningún enjuiciamiento, descalifi-
cación ni conclusión acerca del otro ni del porqué de su
conducta. Meramente la nombro sin enjuiciarla y transmito
mi reacción ante ella.La valiosísima significación instrumental de
 este compo
nente de la expresión del enojo tiene dos pilares: a) en el
acto de nombrar y expresar lo que sentimos, realizamos un
importante movimiento de descarga
, no tanto en el sentido
químico que describimos antes, sino más bien emocional, y
además nos afirmamos, nos fortalecemos y nos integramos
al asumir lo que sentimos; y b) para que se produzca una
modificación en la conducta del otro es necesario que éste
conozca, del modo más completo posible, el efecto que su
acción produce en nosotros.
Esta fase está también interferida por las creencias que

afirman que reconocer el impacto que nos produce lo que
el otro hace es señal de debilidad
. El ejemplo que mejor
ilustra esta actitud se presenta cuando alguien dice: «No voy
a darle el gusto de decirle cómo me ha afectado lo que ha
hecho.»

La inhibición en la expresión de una o de las dos fases
que estamos describiendo contribuye a que la manifesta-
ción del enojo tome uno de los canales más disfuncionales
de su espectro: el intento de suprimir al mínimo la propia
reacción y producir sobre el otro el máximo castigo
.

El tercer componente necesario en la expresión del enojo
para que éste cumpla adecuadamente su función resolutiva es
la formulación de una propuesta para reparar lo reparable en
esa situación y la construcción de un proyecto que asegure,
 
en lo posible, que ese problema no se repita.
Volviendo al
ejemplo anterior, puedo decirle a mi amigo, por ejemplo:
«Mira, ahora no puedo hablar del tema por el que te he citado,
porque sigo muy molesto. Caminemos un poco, así me descar-
go, y luego podré hablar mejor. Quiero que sepas que cuando
concertó una cita me irrita mucho esperar, de modo que qui-
siera que veamos el modo de que esto no vuelva a repetirse.»

En el presente de esa situación, la reparación posible se
produce proponiendo un paseo, que es lo que más me des-
carga, en lugar de quedarme sentado en el bar, tenso y con
todo mi malestar. Y para el futuro, proponiendo y logrando
efectivamente diseñar una manera que garantice que esa es-
pera de una hora no se volverá a repetir. 

Recapitulando entonces los tres componentes:

a)  Realizo la catarsis necesaria para descargar mi sistema.

b)  Le doy a conocer, clara y abiertamente, lo que siento,

para que él conozca el efecto que produce en mí lo que él ha hecho.

c) Incluyo una propuesta para reparar la situación pre-
sente para tratar de evitar que se repita en el futuro.

Para comprender mejor la significación de esta secuencia
es útil recordar que el enojo no es un fin en sí mismo, sino,
en última instancia, un medio para resolver un problema

Finalmente resulta Útil cuando caemos en el enojo revisar la veracidad de las creencias que pasan por nuestra mente en ese momento ej. "- si llega tarde es porque no le importo, - si llega tarde es porque quiere hacerme enfadar , etc"
..¿estamos seguro de dichas creencias?

 

 

A continuación Presentamos dentro del Eneagrama El caracter que por excelencia Transita más, que no mejor por la pasión de la ira, debido sobre todo a su enfado por no ser el mundo, como debiera ser según sus esquemas.

 

 

Tipo de Personalidad Uno

Ira
© Tamara De Lempicka

Personas que comparan la realidad con un conjunto de normas o estándares. Pueden ser objetivos, equilibrados y moralmente heroicos o represivos, críticos, y perfeccionistas.

Los Unos tienen una tendencia muy acentuada de manera inconsciente para comparar la realidad con lo que esta debería de ser. Usualmente tienen un conjunto de normas o ideales con los que se miden y con los que comparan el comportamiento de los demás y del mundo a su alrededor.

Estos ideales difieren de persona a persona. Algunos podrían preocuparse por las normas espirituales mientras que otros se enfocan en los buenos modales. Otros podrían ser los reformadores sociales y en otros simplemente se manifiesta como el deseo de vivir vidas correctas o justas y mejorar en las labores que desempeñan.

En su aspecto Sano, son especialistas en la percepción moral exacta y la evaluación objetiva. Mucho más que otros estilos en el eneagrama, los Unos pueden ser éticamente discernidores, desapasionados y justos. Pueden ser tanto excelentes sacerdotes y jueces como críticos sociales constructivos.

Pueden ser generosos y moralmente heroicos, podrían sacrificarse personalmente en aras de un ideal. Si tienen una causa o una misión, trabajarán enérgica y responsablemente para cumplirla.

Valoran la ética y la integridad por sobre la conveniencia, ganancia o las soluciones facilistas. Las personas con este estilo a menudo despliegan un perfeccionismo equilibrado y alegre que armonizan con el perdón y la compasión.

Poseen una gran capacidad para la sensatez y la moderación. Son personas de principios fuertes y de mucha energía orientadas a la acción. Prestan atención al significado de los actos. Buscan las verdades eternas y confían en ellas. Son visionarios con miras claras de lo correcto y el modo de alcanzarlo.

Cuando los Unos son menos sanos, su preocupación con los principios y los altos ideales degenera en una preocupación más mundana por las reglas y las normas. De forma tal que pueden iniciar cruzadas por una causa que tiene, sin embargo, más promoción del ego de lo que ellos mismos se dan cuenta. Confunden la moralidad con el moralismo y el discernimiento con el juicio.

Los Unos menos sanos podrían sacrificarse para mantener las reglas, pero inconscientemente resentirse. Pueden ponerse críticos o enfadados cuando su celo de reformas no es compartido por el mundo en general. Podrían trabajar aun muy duramente y sostener normas estrictas de conducta, pero su discurso puede tornarse punzante por sus ácidos comentarios, dado que su irritación los atraviesa sin que lo noten. Su calma y perspectiva ética, puede denigrar en un pensamiento polar o dual —o proposiciones de ni esto ni lo otro tampoco, dilemas de bueno o malo que reducen las situaciones complejas a simples opciones de blanco y negro.

Inauthentic
© Victoria Stanway

El esfuerzo de un Uno por ser bueno es una empresa muy tensa, a la vez que lo lleva a menudo a la conducta rígida, la exigencia y la preocupación obsesiva. Muchos luchan con sus deseos, sobre todo los malos. Éstos son a menudo de naturaleza sensual, todo lo contrario de lo que cualquier Uno considera una conducta buena y virtuosa

Los problemas sociales pueden surgir porque los Unos tienen problemas para saber cuando están enfadados y no comprenden cuanto de irritados y represivos suenan a los demás. Cuando se sienten inseguros o criticados, la reacción defensiva de un Uno es comenzar a Juzgar. Sencillamente no aceptan la realidad tal cual es y no esperan que usted lo haga.
Cualquier cosa que desaprueban de sí mismos lo condenan en los demás. No pueden permitirse actuar mal pero eso no significa que no lo deseen. Los Unos en este estado tienden a negar o contener sus deseos y entonces los proyectan al exterior.

Así un Uno podría ver una invitación para nadar en un día de verano y de repente empezar a hablar sobre los males de la pereza y los trajes de baño tan pequeños que la gente usa hoy día. Los Uno transfieren su deseo sensual de nadar hacia el ambiente y entonces incriminan al deseo.

Uno
© Wladyslaw Jan Kowalski


Las personas muy enfermas con este estilo pueden crecer obsesivas, paranoicas y celosas. Pueden ser crueles y persecutorias al
servicio de la bondad. Malsanos pueden ser moralmente vanos e hipócritas, así como obsesionados con cumplir proyectos y misiones enfermizamente concebidas. Muchas formas de fundamentalismos religiosos e ideológicos se disparan a través de este espíritu de enferma Unosedad.

Centro:

Instintivo

Pasión:

Ira

Fijación:

Resentimiento

Visión de sí mismo:

"Yo reformo"

Estructura de temor (lo que evita):

Furia abierta

Estructura de deseo:

Sentirse perfecto

Trampa o justificación:

Perfección

Otros descriptores:

Crítica, exigencia, dominación, perfeccionismo, hipercontrol, autocrítica soterrada, disciplina, irritación no expresada, rigidez, puritanismo, autoconfianza.


más información....


 

TIPO DE PERSONALIDAD UNO
EL PERFECCIONISITA o EL REFORMADOR o EL IDEALISTA o EL EMPRENDEDOR

 

Son la conciencia del Eneagrama: están inspirados por los principios en vez de estar limitados por las reglas

Su aspecto es limpio, bien arreglado y ordenado

En general son tipos altos y delgados cuyo físico está dominado por el sistema nervioso

Son las personas que más atención prestan al modo de vestir como medio de transmitir su imagen. Su ropa suele estar bien coordinada, visten con gusto y elegancia y prefieren los colores clásicos

Se interesan por las patrones de etiqueta, las reglas de conducta y normas de urbanidad

Postura rígida, mandíbula apretada y la frente bien alta

Su tono emocional general es de serenidad autocontrolada

Aprecian los cumplidos si son concretos y provienen de personas en las que han depositado su confianza

Su deseo básico es tener la razón y su temor es el ser condenados

Su órgano simbólico es el aparato digestivo o sea que su centro dominante son las vísceras, el auxiliar es el corazón y el menos integrado es la cabeza

Su virtud es la paciencia mientras que su pasión es la ira

Buscan la serenidad el corazón mediante las afirmaciones de lo que hay de bueno en ellos y en los demás y en las cosas, cuando son conscientes que hay diversas formas de hacer las cosas, cuando transforman la cólera en energía positiva, cuando tienen paciencia y aprecian los pequeños esfuerzos, cuando aprenden a reírse, valoran la importancia de las cosas objetivamente, se consuelan con la idea de que la salvación del mundo no depende de ellos y confían en la providencia de Dios y conviven creativamente con las limitaciones e imperfecciones

Su ira indica que depositan una carga demasiado grande sobre sí mismos y los demás

La ira puede estarles causando úlceras o presiones altas

La rabia contenida y controlada puede manifestarse de diversas formas como es el caso de la superioridad, el hipercriticismo, el perfeccionismo, el moralismo y el supercontrol

Los mecanismos de defensa son la represión, formación de reacción, desplazamiento

La formación reactiva hace que adopten actitudes y comportamientos que contrastan con las tendencias que experimentan en lo profundo de su ser

Son puntuales y generalmente madrugadores

Su estilo es absolutista, imperioso que puede ser atrevido, decidido y vigoroso y servir para abordar valientemente cuestiones virtuosas, pero la otra cara de la moneda es que pueden dar la impresión de ser mojigatos y farisaicos

Tienen un Inquisidor Interior que vigila su conducta y dicen cumplir con su deber aunque sea sufriendo

Son sumisos a las exigencias de su superego y a sus ideales

Reprimen sus emociones intentando subliminarlas en búsqueda de la perfección

Cuando se considera el placer es algo que debe ser planificado y por lo cual hay que trabajar

Son contables morales que llevan la cuenta de todos los asientos del Debe y el Haber

Les encanta que la gente reconozca sus errores y están dispuestos a perdonarlos siempre y cuando sean asumidos

Captan al vuelo cualquier comentario negativo. Emplean el pensamiento para poder relacionarse más perfectamente con el mundo

Poseen una gran capacidad para la sensatez y la moderación

Son personas de principios fuertes y de mucha energía orientados a la acción

Cuando reposa se embota. Requiere de movimientos físicos o el fluir de mercancías y objetos porque se quedan fascinados con la actividad y la dinámica

No están dispuestos a hacer excepciones ni a reconocer casos especiales: la Ley exige tratar a todos por igual

Fomentan la claridad y la fiabilidad. Su elemento clave es la objetividad

Prestan atención al significado de los actos

Buscan las verdades eternas y confían en ellas

Son visionarios con miras claras de lo correcto y el modo de alcanzarlo

Poseen buen “ojo” para los negocios

Se enfadan con el mundo y con ellos mismos por haberse vendido a la falsa promesa de que el universo justo recompensaría su conducta impecable

Se sienten obligados a arreglar las cosas  y a hacer el bien; aplican mucho entusiasmo para el bien común

Están más que dispuestos a corregir a los demás imponiendo normas morales que de pronto los otros desconocen

Nunca están lo bastante contentos porque siempre hay algo que echa a perder la fiesta: errores, faltas de atención, deficiencias propias y ajenas provocan la impaciencia y el malestar

Viven la realidad del mundo físico material, no en su imaginación

Le preocupa más el “tener” que el “ser” y acaparan el conocimiento o los amigos o bienes materiales

Será comunicativo y feliz cuando su situación financiera sea color de rosa; pero si encuentra dificultades económicas reaccionará pésimamente volviéndose agresivo, inflexible y duro

Se animan enormemente cuando se hallan lejos de casa y de las responsabilidades

Es importante para ellos conservarse bien físicamente

Se les asocia con Suiza como nación y con la abeja como animal por ser ordenados, precisos, limpios y laboriosos.

ORIGENES

 

Alguna persona importante en su niñez (generalmente el padre o figura paterna) fue muy exigente y crítico y se les reprendía cuando transgredían las reglas o ordenes

Aprendieron a temer a la condenación y a evitarla intentando siempre ser intachables

Sus propios deseos y sentimientos rara vez fueron aprobados

Nunca se les permitió ser niños sino que se les obligó a ser adultos antes de tiempo

Dedican gran parte de su energía a tratar de evitar ser culpables, a manejar la culpa por sus transgresiones, a  corregir sus errores o hacer retribuciones por ellos

En los primeros años su confianza fue herida y esto los ha hecho sentirse inseguros y canalizan la energía hacia el cumplimiento del deber

 

MODO DE TRABAJAR

 

Estilo disciplinado, metódico y bien organizado

En el trabajo son buenos exploradores, formales, puntuales, meticulosos, se ciñen a las reglas y aportan una dimensión moral

Cumplen en el deber con alegría y según el concepto que tienen de él, porque es lo correcto, no por el dinero ni por la fama ni para recibir ninguna recompensa externa

Lidera con el reglamento en la mano tomando las pautas oficiales de la autoridad superior con la cual se identifican. No les agrada realizar juicios personales

Comprenden la necesidad de crear sistemas formalizados y reglamentos; les encanta las definiciones de misión de una empresa

No sólo está dotado para la planificación presupuestaria y el ahorro, sino que también disfruta con mantener un estrecho control de sus negocios y cuentas, y en la inversión del dinero

Les interesa la calidad de los productos, la seguridad en el trabajo, el trato justo al cliente, la solidaridad de la empresa y la participación en la comunidad

Son planificadores y organizadores llevando maravillosamente los registros, el diario y el papeleo

Creen  en el mantenimiento preventivo contando con procedimientos de emergencia o planes de contingencia para casos de avería o crisis

Definen claramente las tareas y las responsabilidades de cada uno y la cadena de mando

Rehuyen a las tareas que les da la impresión no pueden quedar perfectas

Mantienen obsesionados con las decisiones tomadas

Les resulta difícil tomar decisiones en grupo, aunque pueden ser unos grandes mediadores del consenso

Les parece arriesgado delegar funciones

Frecuentemente sienten la necesidad de tener que rehacer el trabajo de otros

No es invariablemente un independiente y emprendedor hombre de negocios, pero sus capacidades lo sitúan en la organización concienzuda de las finanzas y en la autoconfianza. Se les suele encontrar en la gerencia media donde sus dones son más apreciados.

AFINIDADES PROFESIONALES

Pueden destacarse especialmente en aquellas carreras en las cuales se insiste sobre todo en la dimensión ética de la acción o se privilegia la preparación del trabajo como puede ser la enseñanza, la cirugía, la dirección espiritual, la investigación, el mundo de las finanzas, el ámbito misionero y de la predicación, la programación, etc.

Aprenden de fuera adentro, a base de observar de cerca, de tomar amplias notas y de realizar listas de comprobación reales o mentales

Son deductivos operando desde principios a aplicaciones específicas

Son filosóficos y les encanta el conocimiento.

MODO DE RELACIONARSE

Se relacionan con el mundo de manera dualista: se consideran menos que el ideal pero creen ser superiores al ambiente el cual se ven obligados a mejorar

Tienen la tendencia a ser demasiado posesivos y celosos

Su obsesión es compararse con otras personas. Se preocupan de que la persona amada preferirá a otra (o) más atractiva (o) o más perfecta

Creen que cuando se hace un buen comentario de alguien le están diciendo que esa es precisamente la cualidad que les hace falta

Disfrutan estar plena y apasionadamente interesados en otra persona

Aunque tiende a ser rudo y torpe en sus relaciones amorosas; con frecuencia es un receptor pasivo cuando se trata de elegir pareja

Requieren de una gran postal o un gran ramo de flores rojas para que noten si alguien se enamora de ellos

Procuran que la pareja se eleve a la altura de sus exigencias y expectativas para que progrese y ambos vivan una vida mejor

Cuando las personas entran a la altura de sus normas se consideran en el deber de lograr que entren en razón

Centran su atención en los comportamientos y no en las motivaciones que puedan subyacer a éstos

No se apartan de la gente sino que por el contrario imponen su presencia y opiniones a los demás a medida que se enfurecen por aquello que consideran irresponsabilidad de los congéneres

Las mujeres Uno muy comúnmente escogen hombres 9, bastante común hombres 5, poco común a los 3,6,7 y 8, y nada común a hombres 1,2 y 4. Los hombres Uno por su parte escogen muy comúnmente a mujeres 2, bastante común a las 3,4 y 6, poco común a las 7 y 9, y nada común  a mujeres 5 y 8

Les gusta los propios Unos por sus ideales elevados y su compromiso con lo que prometen, valoran el éxito y son buenos miembros de comunidad pero les desagrada su seriedad, sus silencios significativos y el que trabajen demasiado

Gustan de los Dos por su buen corazón, su ayuda, su sensibilidad y entusiasmo pero piensan que se ofenden fácilmente, exigen más atención y no siempre piensan metódicamente

De los Tres opinan que trabajan bien, son eficaces, entablan discusiones animadas y se adaptan a situaciones sociales pero los irritan cuando procuran impresionar, por su susceptibilidad y porque anteponen el trabajo a las responsabilidades familiares

Les gustan los Cuatro por su sinceridad, comprensión y caridad, admiran su capacidad de diversión y principios idealistas pero opinan cavilan mucho, se compadecen de sí mismos, son egocéntricos y dejan para otro día lo que deben hacer

Dicen los Cinco son interesantes y brillantes, hablan con sustancia, prudentes y dan buenos consejos, no reclaman demasiado tiempo pero son discutidores, lentos, se encierran en ellos mismos y no atienden lo que para los Uno es importante

Para ellos los Seis son cordiales, comprensivos y compasivos, son formales y grandes trabajadores y ayudan a sobrellevar períodos difíciles pero por otro lado censuran de manera hiriente, se preocupan más que los perfeccionistas y pueden ser inconstantes

Opinan los Siete siempre buscan nuevas experiencias, enseñan a ser flexibles y espontáneos y tienen libertad de mente pero con ellos tienen dificultades porque siempre van con prisa y no se toman el tiempo para escuchar, se ponen defensivos y no se marcan prioridades

Les gusta los Ocho porque son fuertes, entusiastas, dinámicos, con iniciativa y enseñan a defender las cosas y a desahogar la cólera pero opinan todo lo hacen en exceso, no se arrepienten, son desconsiderados, discuten y no ven las cosas como el Uno quisiera

Dicen los Nueve parecen contentos, no son amenazadores, son comprensivos y no juzgan y tienen mentalidad abierta y animan a tomar los asuntos con calma pero los enloquecen con su lentitud, obstinación e indecisión y quitan importancia a los problemas.

INTEGRACIÓN: EL 7, PUNTO DE ALTO RENDIMIENTO

Pasan de la compulsividad a la impulsividad

De la manera correcta única pasan a la ambigüedad, la espontaneidad y la innovación

El panorama es emocionante de imaginación, innovación y optimismo

Se relajan tomándose las cosas más a la ligera

Comparten visiones y dan entrada a otros al equipo

En lugar de ser maestro/predicador, se convierte en colaborador y experimentador

Aprenden a confiar en sí mismos y en la realidad

Son juguetones, sensibles y mucho más felices

Se sienten que pueden disfrutar de las cosas de la vida sin necesidad de mejorarlas

Se maravillan de la naturaleza, la belleza de los artes o los logros extraordinarios de los demás

Programan el tiempo y la actividad del ocio

Disfrutarán el interés por trabajar en los medios (periodismo, televisión o radio) por la fuerza de la apertura y la comunicación

Descubren que pueden ser flexibles sin comprometer valores genuinos

Descienden del Olimpo para unirse a la raza humana

En el aspecto negativo la influencia del 7 puede manifestarse como afición a comer o beber en exceso, consumir drogas o incurrir en otras actividades peligrosas. También pueden experimentar en secreto sus deseos reprimidos

 

DESINTEGRACIÓN; EL 4, PUNTO DE TENSIÓN

Se siente víctima de la gente que no entiende la importancia del orden

Deja de quejarse detalladamente de los demás para encerrarse en la desesperación respecto de sus propios proyectos

Ven su propia corrupción y debidamente se horrorizan

Sus convicciones ahora los condenan

De no encontrar nada bueno en los demás pasan a no encontrar nada bueno en ellos mismos

Descubren que ellos mismos son la verdadera causa de sus problemas

Un colapso incapacitador y el suicidio se convierten en posibilidades muy reales

En el aspecto positivo del 4 prestan más atención a su vida interior, entran en contacto con la afectividad profunda y aprenden a utilizar su capacidad creativa y artística.

 

ALAS

 

 

9, PUNTO DE SOMBRA

Están algo desconectados con los demás, son impersonales y emocionalmente fríos

Hay un lado espiritual, místico y una atracción a la naturaleza, el arte y los animales antes que por los humanos

Son indiferentes e incluso obtusos respecto a las motivaciones humanas

Se convierten en elitistas aristocráticos

Se resisten a ver lo que no calza en su cosmovisión

Se obsesionan con lo que consideran maldad de los demás y se ponen compulsivos respecto a tomar medidas para rectificarla.

 

 

2, PUNTO ALIADO

Aprenden a enseñar empatía y colaboración con la gente real y no sólo con los principios

Aprenden a apreciar a los demás

Se genera comprensión humana

Se suaviza la tendencia de ser severo y enjuiciador

Intentan ser solícitos y personales

Mezclan tolerancia con la compasión, la integridad con la preocupación por los demás, la objetividad con la empatía

Pueden ser generosos, serviciales, afectuosos y bastante joviales

Se pueden encontrar en  profesiones de ayuda como la enseñanza y la medicina

Se comprometen con causas públicas idealistas y reformas

Se permiten desfogues emocionales

Puede producirse un gran éxito material porque ambos tipos están  bien afirmados en el mundo material.

 

LOS UNOS SANOS

Sabios, juiciosos, tolerantes

Realistas y equilibrados en sus juicios

Interesados en la justicia para ellos y para el resto del mundo

Prefieren sufrir ellos mismos la injusticia antes que actuar injustamente contra otros

Consiguen una perspectiva más amplia sobre la realidad

Son tolerantes más no permisivos, es decir, respetan las diferencias de opinión

Permiten que los demás tengan la libertad de descubrir la verdad por su propia cuenta y a su modo

Sólo se focalizan en lo verdaderamente más importante

Sensatos y prudentes

Tienen conciencia fuerte y un gran sentido de la obligación moral

Aborrecen el egoísmo, la mezquindad y cualquier pasión desbocada que se encuentre en ellos mismos y se ven obligados a radicarlas

Piensan que cualquier cosa que le ocurra a los demás puede también pasarle a ellos

No esperan que la vida sea fácil o libre de preocupaciones pero no son pesimistas, sino que simplemente son realistas

Desean tener la razón y hacer lo correcto

Son muy éticos: mentir o engañar a alguien es virtualmente inconcebible

Actúan como “testigos” de la verdad dando muestras de buen ejemplo comunicando sus principios

 

 

LOS UNOS PROMEDIOS 

Ordenados y eficientes

Demasiado controlado emocionalmente

Crítico, enjuiciador y testarudo en sus opiniones

Moralizador, regañón y duro con los demás

Se sienten superiores al común de los mortales

Piensan que entre más se esfuerzan por la perfección más rectos llegarán a ser

Se sienten atrapados en conflictos entre la perfección de su ideal y sus propias imperfecciones, entre sentirse virtuosos y ser pecaminosos, entre sus acciones y su conciencia, entre el deseo del orden y el desorden que ven en todas partes

Expuestos a la culpa y la angustia cuando desobedecen

Desean mejorar el mundo conforme a su interpretación particular del ideal

Interfieren en la actuación de los demás

Son elitistas en  virtud de la altura de sus ideales

No confían en que la gente haga lo correcto

El progreso es un concepto importante para ellos y cuentan con propósitos determinados y una mente superior en la mente

Se asocian y a menudo dirigen causas nobles

Les encanta debatir y son capaces de exponer eficientemente sus opiniones

Ven todo como blanco o negro, y en ordenadas categorías procuran organizar el mundo

Ordenados en todo, hacen listas y planean sus horarios cuidadosamente para no perder el tiempo

El mero orden no basta, se requiere perfección

Levemente pedantes y siempre precisos; expertos en hacer distinciones lógicas

Son los clasificadores, contadores y taxonomistas de la realidad

En las relaciones interpersonales tienden a ser formales y ceremoniosos ateniéndose al decoro y la etiqueta para expresarse

En asuntos relacionados con el sexo o placer tienen una cualidad ascética, austera y antiséptica

Los impulsos sexuales son amenazantes y de naturaleza prohibida o contrarios a su conciencia

Tenso, tirante, tieso y rígido son palabras que describen su conducta, postura y mundo emocional

Intentan controlarse a sí mismos y al ambiente para que sus prohibiciones tengan a raya a sus impulsos más oscuros

La única emoción que se permiten es la ira en sus diversas formas: crítica, irritación, resentimiento e indignación

Se enojan  fácilmente por trivialidades convirtiéndose la vida en una  aplicación perpetua del ideal de los pormenores

Es una afrenta personal si alguien ensucia la calle, o no paga impuestos o está teniendo un affair

No les interesa agradar a los demás sino obligarlos a hacer lo correcto

Son trabajólicos y se sienten culpables si no hacen algo todo el tiempo

Están tan ocupados en minucias que su eficiencia se ve reducida y frecuentemente logran menos que sus pares motivados

No delegan trabajo ni decisiones en ninguna persona haciendo difícil trabajar para ellos, nunca con ellos

Sienten que les cuesta más trabajo entrenar a alguna persona que hacer bien el trabajo en primer lugar

 

 

LOS UNOS MALSANOS

Farisaicos, intolerantes, dogmáticos e inflexibles

Severos en sus juicios

No soporta acepar el estar equivocado

Pensamientos obsesivos y acciones compulsivas y contradictorias

Tratan de introducir a los demás a su molde

Sienten que no pueden controlarse como debieran

Están totalmente convencidos de que siempre tienen la razón acerca de cualquier cosa que digan o hagan

Crueles y condenatorios. No sólo hay  que demostrar que los demás están equivocados sino que hay que castigarlos

Despiadados e implacables haciendo que la justicia misma sea la responsable del sádico castigo que ellos infligen a los demás

Absolutamente estériles y prohibitivos

Sus ideales son dogmas rígidos de los cuales no se pueden desviar

La más pequeña imperfección arruina todo

Se convierten en misántropos que aman la humanidad pero odian a los individuos

La ira es su emoción predominante pero con un carácter vengativo adicional

Se sienten justificados por estar enojados aunque intentan aumentar el dominio de sí mismos para que la ira no esté fuera de control

Consideran inmoral y mala a cualquier persona que vaya en desacuerdo con ellos

Tanto las obsesiones como las compulsiones son intentos de controlar sus pensamientos y acciones irracionales, y síntomas de que el control que anhelan se está derrumbando

Son neuróticos obsesionados con la limpieza o erradicación de otros tipos de “mugre” y desorden asociados con impulsos y sentimientos que han reprimido

Las obsesiones por las sensaciones sexuales y el control del cuerpo se pueden desplazar hacia la alimentación con resultados como la anorexia o bulimia

Se ponen camino a la tentación para demostrar que su fortaleza moral es tan sólida que puede soportar ésas pruebas

Pueden caer en la depravación